Jamás discutas con personas necesitadas de llevar la razón. No conduce a nada, solo a la infelicidad.


¿Les ha pasado que conocen a alguien que necesita todo el tiempo tener la razón? ¿Ser quien dice la última palabra? ¿Ser poseedor de la verdad? En la columna de hoy en EL PAÍS, Juan José Millás habla de ellos y de por qué deberían causarnos ternura. Yo la transcribo aquí exacta pero me permití separar las frases para digerirla despacito y mejor.

"Ternura"

Sé de gente que mataría por llevar razón. Hay otros rasgos de carácter que se pueden corregir a lo largo de la vida, pero quitarse de llevar razón es como quitarse de la heroína: se puede, aunque con mucho sacrificio.

Si vienes al mundo con ese declive, mueres con él.
Te mueres llevando la razón, te incineran llevando la razón, llegas al infierno llevando la razón.

Jamás discutas con personas necesitadas de llevar la razón. No conduce a nada, solo a la infelicidad.

En las discusiones políticas es donde mejor se las distingue.

Llevar razón constituye un modo de tapar heridas ancestrales, abandonos remotos.
Llevar razón es una forma de vengarse.

Si llevas razón tu nacimiento no fue un error, tus padres te quisieron, la infancia triste y la perra juventud valieron la pena.

El mundo ya no te debe nada, en fin.

Si llevas razón, no necesitas ser sutil ni inteligente ni educado.
Llevar razón te coloca por encima del bien y del mal.

La frase “hablar cargado de razón”, pese a su naturaleza de lugar común, describe perfectamente esta patología. Para intentar convencerte de sus argumentos, los llevadores de razón subrayan sus discursos con gestos en los que expresan lo absurdo que sería pensar de otro modo.

Conozco personas a las que quiero y admiro cuyo único objetivo en la vida es llevar la razón. Siento una terrible ternura por ellas porque me recuerdan épocas de mi vida en las que yo mismo necesitaba llevar razón a toda costa. Me quité de llevar razón porque me hacía daño a la salud, como el tabaco, aunque a veces recaigo y fumo un camel clandestino.

Desde entonces, siempre que descubro a alguien llevando la razón me dan ganas de abrazarlo y de hacerle unas caricias al tiempo de decirle que no pasa nada por no llevarla.


Publicación original aquí TERNURA

No hay comentarios:

Publicar un comentario