Otro año nuevo

Un año más se ha cumplido mi superstición personal. Una vez más, por mera coincidencia; el 17 de Enero es un punto y aparte . A partir de mañana ( o debo decir de hoy por la tarde?) ya no soy Miss.

En estos momentos tengo una revoltura de emociones. No quería... pero yo lo decidí… pero no fue como yo quería… pero ya ni modo.

Me siento un poco frustrada por el trabajo inconcluso y al mismo tiempo sè – como me lo dijo una de mis compañeras- que fue la mejor decisión. Tengo una sensación que no se cómo se llame, de que yo podía dar más, de que las niñas podían dar más, pero de que no nos dejaron y que nadie quiso.
Ahora, a dedicarme a nuevos proyectos, a retomar pendientes importantísimos que había ido postergando, a extrañar a mis niñas y a seguir.

Como todo momento agridulce en la vida, este tiene sus enseñanzas. La más importante hasta ahora, es que me hizo evidente a mis soportes. Una vez más, cuando necesito un abrazo, me doy cuenta de que no tengo ni que pedirlo. Y eso, esas personas, son una gran bendición.

2 comentarios:

  1. Interesante lo del 17 de enero, éste seguramente paso por algo genial que vendrá, aquí andaré leyendo de que se trata :D Saluditos

    ResponderEliminar