Mi máximo momento de éxtasis este año

Hace unos momentos recibí un mensaje de un contacto en Youtube, avisándome que había subido el video que le pedí.

Se ve el escenario al fondo, dos grandes pantallas a los lados y otra a nivel de cancha, a la derecha de la imagen.

Sobre el escenario se alcanza a distinguir a Pedro Andrea (derecha del escenario, izquierda de la imagen) parado justo frente a mi. (O sea, yo estaba ahí, ven?)

Por el segundo 9 termina el coro y Pedro Andrea camina hacia Bosé mientras él inicia la estrofa “Con un canalla como yo”.

Y en el segundo 17 aprox. Pedro Andrea levanta la guitarra con el ademán que suele hacer siempre al compás de “Un oficial con mucha artillería” y luego nos señala.


Es más o menos el segundo 19 cuando Bosé dice ‘Hey! Que dices, encanto?’ y manda un beso a Adriana. Ella y yo enloquecemos de emoción.

Queridos amigos, crucemos los dedos para que salga el DVD de ese concierto y podamos disfrutar de mi máximo momento de éxtasis (después de el día en que empecé a trabajar en hospital) en video con mejor calidad de imagen.

Si ese es mi top de la felicidad de este año, y supera incluso al año anterior y al anterior a ese… el 2009 tiene un gran reto eh!

Qué dices, encanto?

Advertencia: Kilométrico post dedicado a mi reseña del concierto, cargado de euforia, que causará envidia a más de una fan y que prueba que el cosmos anda jugando de mi lado ;D

La noche del sábado fue LA noche del año. Normalmente cada año el mejor día del año es mi cumpleaños, pero este año ese día fue superado primero por el 29 de Mayo y después por la noche del Sábado 22 de Noviembre. Que quede escrito en mi anuario personal como la gran noche de este año. Y eso que aún no acaba el año.

Llegamos al foro sol muy temprano porque el transporte pasó por nosotras 3 horas antes del evento. Tuvimos tiempo de apreciar el foro vacío y ver como se iba llenando tuvo su toque de emoción agregada.

Los lugares que teníamos no podían haber sido mejores. Éramos la primera fila del lado derecho del escenario, justo del lado donde toca Pedro Andrea. Delante de nosotros sólo nos separaba del escenario el espacio reservado para el movimiento de cámaras y personal de seguridad y el reservado para personas con discapacidad.

Mi Ex Futura Cuñada y yo estábamos cómodamente sentadas en nuestros asientos de primera fila con las piernas cruzadas. Ella me estaba contando una historia muy conmovedora y yo observé que un grupo de hombres vestidos de negro habían salido por un costado del escenario y caminaron hacia la plataforma. Uno de ellos, alto, vestido con ropa de cuero se acercó hasta donde estábamos sentadas y nos pidió que lo dejáramos pasar, ya que al tener las piernas cruzadas invadíamos un poco el pasillo.

El hombre dijo algo así como “me permitís?” con acento español. Levanté la mirada, lo vi bien y lo reconocí; era Mikel Irazoki, el director musical del Papitour. Entonces regresé la mirada hacia el grupo de hombres con los que él había salido y era la banda completa! Yuri Nogueira (baterista), Iñaki García (teclados), Alberto Pueyo (Guitarra) inconfundible con su enorme cabellera y por supuesto estaba con ellos MI papito Pedro Andrea!

Mi ex futura cuñada seguía bien entrada contándome su conmovedora historia y yo la interrumpí para decirle “Ese es Pedro Andrea!” (soy una insensible de lo piorrr, perdón EFC, tu sabes que lo vale). Le dije “Tómale una foto!” mientras yo sacaba mi celular de mi bolsa y entonces ella rápidamente se puso de pié y yo la seguí "¿Segura que si es?" me preguntó y yo le dije “Claro! Si lo veo todos los días en la sala de mi casa!” (o sea, en el DVD del concierto jejeje)

Los músicos estaban viendo hacia el escenario y Pedro había saludado a una chica que estaba sentada frente a la pasarela. Estaba súper abrigado con una playera cuello mao, de cierre y una chamarra igualita a la mía, además de gorro. Nos acercamos y Adriana le dijo:

Adriana: Oye disculpa, te puedes tomar una foto con ella?
Pedro: Claro
Lilium: Hola! Buenas noches
Pedro me hizo la seña para que me acercara y me abrazó sobre el hombro derecho. Yo lo tomé por la espalda. Adriana tomó la foto.
Adriana: Ella vino sólo por ti
Pedro: Ah de verdad?
Lilium: Si!
Adriana: Y estaba muy preocupada por el clima
Pedro: Ah si? (con cara de ‘y que tiene que ver el clima?’)
Lilium: Si, porque me preocupaba que fueras a salir muy tapado
Pedro: Ah no pues no os preocupes, vamos a tener que hacer algo al respecto. Vamos a trabajar para que todo salga muy bien
Lilium: Gracias
Pedro: A vosotros! Que lo disfruten
(Nótese como Lilium se pone estupidísima ante semejante hombre)

Regresamos a nuestros lugares y yo sólo di un pequeño grito de emoción. Eso si, temblaba como gelatina. Ellos terminaron de ver el escenario y pasaron por nuestro pasillo rumbo al escenario. Entonces, cuando pasó junto a mi volvimos a saludarlo Pedro! Yo le dije a mi Ex Futura Cuñada, Bueno, yo ya a lo que vine… y ya me voy, gracias jejeje XD

Como supuestamente el concierto era a las 8, después de unos minutos la gente empezó a chiflar y yo gritaba “Mínimo que salga Pedro!”. Hacía un frío terrible. Yo sentía la nariz congelada y eso que llevaba una blusa de cuello de tortuga, mi playera de Miguel Bosé encima y mi chamarra del concierto también, además de guantes.

El concierto empezó a las 8:32. Lo sé porque a mi lado izquierdo estaba sentado un norteño que insistía en hacerme plática y me preguntó la hora como 3 veces. También preguntaba otras cosas y yo le hacía la seña a mi Ex Futura Cuñada para que contestara ella porque yo estaba bien feliz pensando en Pedro.

Abrió sorpresivamente con Amante bandido. Pedro salió al escenario como yo lo esperaba, sólo con pantalón y el torso descubierto: Wow!! Al terminar Miguel Bosé dio la bienvenida y las gracias y después siguió con las canciones en el orden acostumbrado durante el tour:

Sereno
Príncipe sereno, de serenísimo encanto, sin tu mitad canalla nunca seré rey! Y moriré callando o perderé la memoria que lo mentido bien feliz mentido está!

Duende
¿Si es duende qué será? Vivirá en anónimo deseo! Si es ángel cantará... de no ser por qué cayó del cielo? … Noches de melancolía, esperando el día...

Nena
Me sentí castigar, te dije si, si! por tu forma de amar tan salvaje. Hay un ángel en tu mirada, inquietante tabú. Nena, luna serena, todo es posible, menos tu. Nena, ámbar y arena, boca insaciable, solo tu! (promesas y mentiras) solo tu (estrella de mi corazón) solo tu (sofisticada diva) solo tu! (ola, una ola, una ola)

Bambú
Va y se maquilla su melancolía, haciéndose la que no ve, me espía y guiña un ojo y sé que es toda mía. Me la como o no?

Gulliver
En esta noche oscura ya no cabe posibilidad de darle vida a nada, lo que muere para siempre muerto está! Y duele tanto echar de menos…

Sevilla
Y al alba blanca le contare lo que yo te ame, Sevilla. Bandido ay! muero yo por ti, tu paloma fui Sevilla. Cantare y enloqueceré, sentiré puñales de placer...

Mirarte
Tirar pa'lante hasta que el corazón aguante, sin que me importe nada ni nadie y hasta que pueda, sólo quiero amarte. Apasionarte, apasionadamente atarte a mi cintura, no obedecerte, crucificarte y luego mirarte, mirarte, mirarte, sólo mirarte.

Partisano
Cantos aceros, no quiero matar, último grito de rabia y se va! Que no me llamen cobarde traidor, Partisano!

En todo ese tiempo Pedro Andrea se la había pasado mirando hacia donde estábamos mi amiga Adriana y yo. Ella insistía en que nos estaba viendo a nosotras y yo no lo creía. En uno de esos momentos le dije hola con la mano y el me sonrió, entonces me convencí de que si nos estaba viendo. En otra de las canciones me guiñó un ojo y yo… uff flotaba!

El pobre seguro se moría de frío pero cada vez que intentaba ponerse la chamarra yo le gritaba con todas mis fuerzas “Nooo!! Pedro nooo!!”. Y la verdad es que después de la segunda canción hasta yo terminé sin chamarra, porque con tanto baile ya había entrado en calor.

Después Miguel Bosé hizo una pausa para invitarnos a recordar las canciones de hace 30 años. Mi ex futura cuñada y yo cantábamos y bailábamos i-gua-li-tas a las muppets que cantan 'manah manah' en un emoticon del messenger.

Amiga
Ahora que te busco y tu no estas, recuerdo que sólo la tristeza quiere hablar conmigo. Ahora que la lluvia se ha llevado el último jirón de tu vestido, ahora que he olvidado lo que soy recuerdo en el pasado lo que he sido. Si he sido lo que fui fue por tu cuerpo, si he sido noche fue tu noche quien lo quiso, si he sido beso es que mis labios aprendieron a ser beso para ti

Teorema
Míreme, y deje ya de jugar que no le voy a pedir lo que no quiere contar, me basta verla llegar cada mañana puntual y aunque no me hable yo sé que viene por mi. Señora es usted un teorema de amor, un punto de luz del infinito al dolor y yo... yo no se quien soy.

Creo en ti
Creo en ti y tu ausencia pasa a ser mi eternidad, tu silencio mi paz, tu recuerdo mi motor y a pesar de todo, creo en ti

Morir de amor
¿Que es morir de amor? morir de amor por dentro, es quedarme sin tu luz, es perderte en un momento. ¿Cómo puedo yo decirte que lo siento? que tu ausencia es mi dolor, que yo sin tu amor, me muero

Linda
Dime que pudo tener ella que hoy no tengas tu, hoy que no se lo que soy, si soy un sueño o un mar de dudas que quiere amarte

Llegado este momento el Papito hizo una pausa e invitó al escenario a Alejandro Fernández. Yo lo vi de cerca y pff que desilusión! Yo me imaginaba un hombre con más presencia y en lugar de eso me pareció flaco, cansado, ojeroso y fachudo! Eso si, en voz no tiene nada que pedirle a nadie, porque aunque se contuvo y no soltó el vozarrón que tiene (me imagino que para no opacar a Bosé) la canción se escuchó hermosa.

En los dos conciertos anteriores yo le había llamado a Cato, cuando Bosé cantaba Te amaré, porque es una de nuestras canciones, pero esta vez no le pude llamar porque ya le había prometido a mi hermana llamarle cuando cantara El Potrillo.
Al caer de cada noche esperaré a que seas luna llena y te amaré, y aunque queden pocos restos, en señal d elo que fué, seguirás cerca y muy dentro, te amaré

La siguiente canción fue Los chicos no lloran. Yo le marqué a Anthre porque tenía ganas de que escuchara en vivo ese reggaecito. Yo no escuchaba nada, pero confié en que él si, y después lo confirmé porque él, todo lindo colgó a los 59 segundos (para no gastarse mi saldo) y me envió un mensaje. Yo también te quiero Alfie!

Luego de que Anthre colgó, yo seguí bailando con el celular en la mano. Pedro Andrea se acercó hacia Miguel Bosé, caminaron juntos sobre el escenario hasta la altura donde estábamos Adriana y yo. Pedro hizo un movimiento con su guitarra al compás de la frase Con un canalla como yo, un oficial con mucha artillería y luego nos señaló. Miguel Bosé nos miró y nos señaló también, nosotras estiramos las manos hacia ellos, señalándolos también y todo sucedió al tiempo que Bosé decía Hey! Qué dices, encanto? Y lo mejor vino cuando Adriana le mandó un beso a Bosé y él se lo devolvió. ESE fue el momento de la noche.

Yo brincaba de emoción y Adriana gritaba Bosé me mandó un beso!

Luego de esa canción Bosé presentó al equipo. Delante de mi estaba sentado un chico que iba acompañando a una chica con la pierna enyesada y antes de ese momento cada vez que yo gritaba “Pedro!” volteaba a verme con cara de ‘esta pobre loca no sabe que se llama Miguel?’, pero cuando Bosé presentó a Pedro yo grité como desaforada y entonces el chavo de adelante volteó y me miró sonriendo, con cara de que ya había entendido a quien le gritaba yo.

Bosé preguntó entonces ¿Cómo vamos? y ante el grito de “Bien!” dijo “Bien? Que tan bien? Bien, bien, bien, bien, bien, bien? Café!” y comenzó Morena mía
Morena mía, si esto no es felicidad, que baje Dios y lo vea y aunque no se lo crea, esto es gloria!

Después salió al escenario Bimba Bosé con los primeros acordes de Cómo un lobo. Yo le llamé a Callejas pero él no contestó el teléfono y se perdió de escuchar en vivo a Bimba que igual y no canta mucho pero Wow que mujer! Enorme! Arreglada exactamente igual que como sale en el video y en todas las presentaciones, con mucha presencia.
Mil años pasaran y el duende de tu nombre de luna en luna irá, aullando fuerte woh, woh, woh!. Miénteme y di que no estoy loco, miénteme y di que solo un poco. Y como un lobo voy detrás de ti paso a paso tu huella he de seguir, y como un lobo voy detrás de ti, paso a paso... paso a paso...

Luego salió al escenario Sasha Sokol, con un atuendo negro que esta vez no me copió. Con ella cantó Si tu no vuelves y yo le llamé entonces si a Cato. El dijo que era su favorita.
Y cada noche vendrá una estrella a hacerme compañía, que te cuente cómo estoy y sepas lo que hay. Dime amor, amor, amor, estoy aquí ¿no ves? si no vuelves no habrá vida, no sé lo que haré...

Luego Nada particular
Vuelo herido y no sé donde ir, con la rabia cansada de andar. Me han pedido que olvide todo
en fin... nada particular

Luego La belleza momento en que mi ex futura cuñada y yo aprovechamos para tomar asiento. Porque si, la letra es muy buena, pero el ritmo nada que ver con la energía del concierto.
Míralos como reptiles al acecho de la presa, negociando en cada mesa maquillajes de ocasión, siguen todos los raíles que conduzcan a la cumbre locos por que nos deslumbre su parasita ambición. Antes iban de profetas y ahora el éxito es su meta, mercaderes, traficantes, más que nausea dan tristeza, no rozaron ni un instante la belleza.....

Entonces volvió a salir al escenario Alejandro Fernández y cantaron juntos Olvídame tu. Alejandro no se la sabía bien y Bosé tuvo que señalarle el teleprompter en el piso. Le sobraba voz para la melodía lenta y entraba tarde a las estrofas que le tocaban Y con todo y eso el duo les quedó HERMOSO. Y que conste que ya dije que físicamente El Potrillo no me impresionó nada, pero la manera como interpretó la canción… Miguel Bosé debió haberla grabado con él desde el disco!
Olvídame tú que yo no puedo, no voy a entender el amor sin ti. Olvídame tú, que yo no puedo dejar de quererte, por mucho que intente, no puedo! Olvídame tú.
(En ese momento yo pensaba llamarle a él, pero la verdad dudé que hubiera entendido el mensaje y mejor me dediqué a disfrutar el dueto)

Siguió Salamandra
Vertical voluptuosa sonrisa que se ofrece al placer y al dolor, y en espuma desborda su fuerza, recibe la lanza de su supremo señor. Ah que será, que será, que será, esta voz?

Y luego Hacer por hacer en la versión a la que hicieron arreglos para el dueto con Gloria Gaynor. Esta fue de mis favoritas de la noche.
La noche que yo quiero la pasaba yo en tus ojos, acechando algún momento pa’ empezar a hacer destrozos. La noche de promesas que propones descubrir, puede ser tan indecente que me apuesto lo que no voy a cumplir

Al terminar, Miguel Bosé caminó al frente del escenario, con su corista Helen de Quiroga de la mano y la dejó al frente de la pasarela, entonces los reflectores la enfocaron a ella y comenzó a cantar Nena, con un arreglo muy lento y con voz hermosa. Todo el foro sol se volcó en aplausos y Adriana y yo comentábamos que luego de esa demostración de GRAN voz era una humillación que saliera Paulina Rubio. Pero si, salió.

Yo siempre he pensado que Paulina Rubio no canta y luego de escuchar a Helen eso fue más que evidente, sin embargo hubo algo que me sorprendió muchísimo y fue la manera como Paulina Rubio prende el escenario. No sabría cómo explicarlo, pero tiene mucha presencia, mucha chispa, un cuerpazo (por cierto que le vi hasta las amígdalas porque traía un micro vestido que resplandecía con las luces pero que no dejaba nada a la imaginación y menos en la posición en la que nosotras nos encontrábamos). Me parece que de todos los invitados fue Paulina quien más lució.

Ahí con Nena, le hablé a Hansel, para que bailara conmigo.
Hay un ángel en tu mirada, ese que sabes sólo tu, sólo tu sólo tu…

Al terminar, Bosé se despidió por segunda ocasión en la noche, dio las gracias y se encaminó con el equipo tras bambalinas, pero antes los grito de “Otra, otra” y “Bosé, Bosé” regresó al escenario (obvio, le falta show, pero le encanta que le rueguen) con un ligero cambio de escenografía, pues colgaron lámparas rojas con flequillos de seis arneses al fondo y al frente del escenario.

Vino No hay un corazón que valga la pena.
Quisiera volar hasta donde te escondes, contarte de una vez qué razones me rompen, dejar de echar tanto de menos a tu corazón. Y quisiera tenerlo, robarlo aunque fuera, dejar de negar que aún me vale la pena aquél corazón que me late dentro de ti.
Otra vez estuve tentada a llamarle a él pero dudé ¿y si no entiende el detalle?

Después comenzó Este mundo va y a mi me hubiera encantado que saliera Leonor Watling porque ese es uno de mis duetos favoritos del cd de Papito, pero en lugar de ella salió Ximena Sariñana resolviendo la incógnita de ¿Qué va a cantar Bosé con Sariñana?. La Sariñana no me simpatiza nada, siento que en lugar de cantar recita y después de verla en vivo me agrada menos! Salió vestida como si hubiera ido al súper en domingo y se mantuvo toda la canción sentada al fondo del escenario. Creo que desperdició su oportunidad de lucirse en un gran escenario y con un grande.
Me primavero y me otoño, me estío y me invierno, me adapto con serenidad. Dame al menos dos oportunidades y tus ojos me verán crecer, dame al menos un par de posibilidades. Porque en un mundo que va a la velocidad del rayo aguanto el vuelo más si me agarro de tu mano, acompáñame hasta donde pueda llegar.

Bosé dio las gracias diciendo que era un fan inevitable de Ximena Sariñana y la despidió dando paso a Benny Ibarra. Ahí ocurrió otra cosa que me sorprendió mucho; Benny traía porra! Fue al invitado al que más le aplaudieron y le gritaron. Es más, yo me atrevería a decir que hasta le gritaron más que al mismo Bosé. No me lo hubiera imaginado.

Cantaron por supuesto Si puedo volverte a ver. Y ahí si, le marqué a él. Pero ay! soy bien miedosa y colgué antes de que se conectara la llamada, porque a la mera hora me pareció una declaración demasiado directa y ay! él me encanta y lo sabe, pero hay que mantener mínimo el estilo, no? (Además creo que estaba de guardia... aja)
Y cuando quieras te lo escribo sin un descanso mientras que haya una pared, en pleno cielo y por si acaso en el olvido, que me aguanto lo que muero si puedo volverte a ver. En cuanto puede se me escapa, el aire cuelga mis suspiros y es....así de simple, así de grande es algo que...no consigo no querer.

Después siguió Sol forastero y mi Ex futura cuñada hizo cara de fuchi porque esa no le gusta y tenía la esperanza de que en su lugar cantara Tesoro, pero no. De todos modos la bailamos y hasta nos grabamos a nosotras misma, como evidencia de la divertida que nos dimos.

Yo claro que estaba fascinada! No paré de bailar todo el tiempo, de cantar y de gritarle a Pedro. Aunque él ya no volteaba a verme cuando le gritaba y Adriana dijo “Es que no es cuando tu quieras”. Y es que volteaba cuando yo NO le gritaba.

Bosé volvió a despedirse y el foro volvió a gritar hasta que la banda se reacomodó y Bosé dijo “México te quiero! Y para que el DF no diga que se fue con las manos vacías”. Y vino entonces Manos vacías
No pensarías que iba a marcharme con las manos vacías por ti? No me acostumbro a perder pero juego por placer y es el juego el que me da la vida.

Después un Don diablo que mi Ex Futura Cuñada y yo bailamos con muchas ganas, porque nos lo había quedado a deber en abril.
Te agarra muy suavemente, te acaba en un pis pas, no tiene moral y es difícil de saciar, te gusta y todo lo das!

Y Bosé pretendía despedirse otra vez pero los gritos de “Otra, otra!” lo hicieron ceder con la advertencia “Vamos a cerrar como abrimos, para los que llegaron tarde”. Y volvió a cantar Amante bandido.
Seré el amante que muere rendido por amor, por amor malherido. Seré tu amante bandido, bandido, seré! En un oasis prohibido, prohibido por amor, por amor concebido, me perderé en un momento contigo, por siempre seré tu héroe de amor!

Y así luego de 3 horas exactas de espectáculo, el concierto terminó. Le gritamos, le suplicamos, le pedimos más, pero no, ya no lo pudimos convencer. Todo el equipo salió a despedirse y Miguel Bosé hizo la seña de que debía ir a dormir! jajaja ya está viejito jijiji.

Pero el broche de oro del concierto fue que Pedro Andrea caminó hasta la altura del escenario donde estábamos Adriana y yo, y a señas nos dio las gracias, nos mandó besos y dijo “si las estuve escuchando cuando me gritaban”. Wow! Eso me hizo terminar de amarlo. Si yo ya era fan hoy ya siento que lo amo jejeje. Es un tipazo, la verdad.

Lo único malo fue que estábamos tan cerca del escenario que las fotos o los videos que intenté sacar no salían nada bien porque la luz deslumbraba el foco de la cámara (seguro que eso tiene algún nombre técnico, así que si alguien se lo sabe que me diga, por favor). Cuando Pedro salía a la pasarela a tocar yo intentaba sacarle fotos pero era demasiada luz. Entonces tuve que conformarme con verlo de cerca, de perfil, de espaldas, de frente, en todos los ángulos posibles y... uff! Tiene una espalda… wow! Me temo que le acaba de ganar el título de Espalda de oro al Guapo. Que también tiene lo suyo, pero lo de Pedro está mejor jejeje.

Y ya. Mi Ex Futura Cuñada y yo salimos del foro flotando. Incluso, nos equivocamos de salida y tuvimos que caminar muchísimo para regresar al palacio de los deportes, donde por poco nos deja el transporte, de lo tarde que llegamos. Pero en ese momento no nos importó caminar tanto, porque íbamos felices. Detrás de nosotras venían unas mujeres diciendo que si el concierto había estado muy bien, que si el Potrillo se veía muy bien, que si sus lugares habían sido muy buenos, etc. Mi Ex Futura Cuñada y yo sólo nos veíamos y nos reíamos, porque nadie tuvo mejores lugares que nosotras, nadie más saludó a toda la banda, a nadie más Pedro Andrea le hizo tanto caso como a nosotras, a NADIE más Bosé le mandó beso y sobre todo a nadie más le dijo Encanto. Fue NUESTRA noche.

Y luego, todavía nos fuimos a cenar con mi Hansel. Y aquí, cabe hacer notar una vez más que Hansel es un sol. Antes de salir por nosotras me mandó mensaje para asegurarse de que no le hubiera yo aventado hasta el suéter a Pedro y por si quería que me llevara una chamarra (mi vida!). Y luego en el carro me dio a escoger lo que quería escuchar, incluso estaba dispuesto a dejarme conectar mi ipod para escuchar más de Miguel Bosé.

En 10 minutos estábamos cenando (por cierto, ese carro corre rico eh!). En la cena nos alcanzó un amigo de Adriana y cuando menos me di cuenta ya estaban los tres echándome carrilla! Que bueno que se cayeron bien eh!.

Luego de los tacos Adriana se fue con su amigo y yo con Hansel. Llegué a casa a las 3 de la madrugada.

Todo pintaba de maravilla, hasta ayer, que me desperté con la sensación de que un camión de gansitos me había atropellado. Me duele TODO! Cada músculo, hasta las muñecas de las manos ¿por qué me duelen las muñecas?, el cuello, la cintura, la cadera, las piernas, etc. Creo que ejercité todos mis huesitos, ahora si. La voz afortunadamente no se vio afectada, Hansel dijo que esperaba que regresara ronca, pero no fue así, aunque si me duele la garganta, ¿Y el oído? A mitad del concierto escuchaba cada sonido hasta dentro de mi cabecita, pero no me importó. En ese momento no me dolía nada.

En fin, ese concierto valió cada peso invertido en boletos y demás preparativos, cada día de espera y cada ilusión. Todo resultó mucho mejor de lo que hubiera esperado. Todo fue PERFECTO. Yo terminé extasiada, molida, pero feliz.

Y sigo tan feliz… tan, tan, ay Papito, aayyy Pedro… qué dices, encanto?

Anthre, el niño perfil de oro

Cuando empecé a escribir un blog lo hice primero en un espacio privado, en un Live space a donde sólo pueden acceder los miembros de mi lista de contactos de messenger previa autorización. Mucho rollo para entrar, como si lo que estuviera ahí escrito fuera muy confidencial.

Casi todo lo escrito ahí giraba en torno al mismo y choteado tema –demás está decir de que tema se trata- y de vez en cuando incluía fotos y letras de las canciones con las que me identificaba en ese momento.

Un día investigaba algo de Hematología y googolee “plaqueta”. Entonces fui a dar al blog de Plaqueta, en el post Plaqueta va con el Dr. Willy, morí de risa. Estuve un buen rato leyendo los post anteriores, no entendía muy bien como funcionaba eso de que alguien escribiera su vida y a los demás les interesara leerla. Se necesita una vida interesante, pensé. O a lo mejor el chiste radica en saber contarla.

Luego googolee la palabra blog: El término blog proviene de las palabras web y log ('log' en inglés = diario).

Regresé a curiosear al blog de Plaqueta y empecé a abrir los vínculos de su blogroll, había un homónimo de mi ex compañero de diplomado: Alfredo Mora. Entré.

Efectivamente no era un homónimo sino el mismo Alfredo Mora y un blog de admirar. ¿En serio eso escribe el mismo tipo que en una apuesta me puso precio equivalente a un par de boletos de los pumas?. En aquel momento yo no lo conocía tan bien y pensé que era una ofensa. Ahora que se que es Puma de corazón entiendo que fue todo lo contrario, ja!.

Después del diplomado hablaba de vez en cuando con él por messenger. Nada trascendental. Yo para él no era más que una niña fresa, cursi e incauta. (Aún recuerdo el día que me dijo “eres demasiada miel para mi” y yo me sentí terriblemente ofendida) El para mi era el archienemigo de El Jefe Callejas, y un pseudohippie, burgués hijo de papi pero con aspiraciones izquierdistas.

En alguna de esas pláticas salió al tema su tesis y me comentó la temática y que viajaría a la zona Zapatista para realizar su investigación. ¿En serio? Me causó interés. Se fue y seguimos en contacto cada vez que el accedía a la tecnología. Luego de 6 meses yo sentía que lo extrañaba. A su regreso, mi concepto de él había cambiado. Creo que fue entonces que empezó la amistad.

Cuando yo abrí este blog quería ser tan leída y popular como Plaqueta, pero escribir cosas de contenido y reflexión como Alfredo. Jijiji ilusa de mi.

A través del blog conocí a Sonny y descubrí que también era fan de Alfredo. Primero le presumí que yo lo conozco en persona y que hasta tengo muchas fotos de él y CON él jejeje, luego los contacté por messenger y tuvimos muchas buenas noches de largas pláticas y hartas risas. Sonny lo nombró El niño perfil de oro.

Meses después cuando se tituló me incluyó en las dedicatorias de su tesis. Bueno, la verdad yo siempre he creído que se trata de otra Lilián, pero él dice que soy yo y pues, me gusta creerle.

Hoy encontré un comentario suyo aquí. Yo ni pensé que él me leyera a mi (O sea, el si es un blogstar!) Y mejor aún, aparentemente a él le gustaría que yo escribiera de él, pues bien he aquí el post.

Si yo dedicara este blog a escribir post de mis amigos probablemente no acabaría en un buen rato. Últimamente sobre todo he recibido unas demostraciones de cariño y apoyo que no sólo no me imaginé sino que a veces creo ni siquiera merecer. Yo hubiese creído que mi círculo de amigos-amigos, los que se dice AMIGOS era estrecho, y estas semanas he descubierto con asombro y mucho gusto que no es así. Todos ellos se han portado como verdaderos ángeles.

Por ello, bien podría dedicarle un post a cada uno, pero entonces me arriesgaría a cometer la falta de olvidar alguno y ofender a alguien por equivocación. Entonces mejor no y sólo esta vez porque Anthre es especial, y porque en estos momentos compartimos un sentimiento y atravesamos juntos por una situación difícil: Intentamos dejar el café. (O al menos bajarle al consumo de cafeína) Snif.

Así pues, va aquí una dedicatoria a Alfredo Mora, el niño perfil de oro:

-Porque el primer post fue para ti, ¿te acuerdas?
-Porque alguna vez protagonizamos una novela juntos
-Porque hay un sitio en donde te pertenezco y de vez en cuando tú también me perteneces a mi
-Porque eres otro de esos tipos con mucho potencial de los que estoy segura que sabré en el futuro (y de los que me colgaré de su fama pa’ salir en la tele, segurito =P )
-Porque me debes un chocolatito batido con bailecito de cumbia incluido ;D
-Porque sólo contigo una conversación puede empezar con esa palabra en forma de pregunta, sin contexto y sin necesidad de explicación.
-Por la oportunidad de aprender a abatir prejuicios
-Porque yo también te amo


Ciber…?

Bastó el instante

El post de hoy es la reproducción de un texto que me dedicaron hace más de dos años. Hoy va aquí como prueba de que aunque cambien las circunstancias o cambien las personas, la admiración genuina no desaparece. Y como voto porque esos mismos cambios no eclipsen la amistad verdadera.


Bastó el instante. Si, otra vez, él mismo de siempre; el que se infiltra, el que se aparece de la nada, el aliciente de la única cualidad bella que poseen los hombres, o algunos hombres, bastó sólo un instante para percatarse de que todo aquello que se veía construido, se desmoronara en un instante; entre los escombros, renace el asombro, la inherencia oculta de todo aquel que comienza a padecer otra vez y otra vez, la sed del que ha bebido demasiado, el círculo vicioso, el único círculo, el trágico, el límite que invita a transgredir el límite, cualquier límite.

La vio y supo ver lo hóspito, lo gentil y lo atractivo; la vio y quiso ser el emigrante de su boca, inmiscuirse en su humedad, nadar en su iris, tocar su piel. A raíz de aquello abandonó el mundo, buenas noches, tomó su ruta, se arrojó a un mar luminoso y se dejó arrastrar por la marea, sólo la luz de la luna lo acompañó, durante su transcurso todo fue oscureciéndose, como si la misma luna cerrara sus ojos lentamente, se oscurecía y se oscurecía y su cuerpo fue llevado hasta la prontitud de una belleza. Cuando su cuerpo varó en aquella playa, comprendió lo inefable y su alma deseó trasladarse a ella para contemplarla, para fundírsele; todo esto, en un instante.


Lilián.


Hombre, que infeliz eres, el arquitecto que desea construirle una morada al amor, no me gusta, no quiero, no puedo comprender sus estatutos, sus metodologías, sus fundamentos epistemológicos, que infelices somos, no se acerquen, aquí no, dominen el mundo, pero no me obliguen a entrar en esa propedéutica de la moral a la que ustedes llaman amor.

Lilián, ahora todo eres tú, mi alma no puede desprenderse de ti, no después del instante. Estúpido, te has quedado solo en el camino, todo se ha destruido, todo se te ha alejado, naufrago, deseo necio e insoportable, bello y divino que convive con las sombras, tus ojos buscan algo y no lo sabes, por ello, sumérgete en las aguas y déjate llevar por la corriente.

Que puedo decir, no puedo decir nada, sólo quiero estar ahí.

Padeciendo

Estoy convencida de que todo en la vida tiene una razón de ser.

Comencé el día bastante mal. De hecho todo empezó desde ayer por la noche. Ayer no fui a trabajar porque estoy agripada y no tenía caso ser un foco de contagio para mis pacientes. Primero me dije a mi misma que no era correcto faltar al trabajo por una simple gripa y dije en voz alta “Aguanta! No seas dramática, ni que fuera para tanto! Nadie se muere por una gripa!” pero entonces pensé que en realidad una simple gripa si puede matar a algunos de mis pacientes dada la gravedad de sus casos. Así, por el bien de todos me quedé ayer en casa a descansar un poco y a trabajar en un proyecto que traigo entre manos y que ya pronto les presentaré.

Por la noche platiqué con una de mis compañeras para ponerme al corriente en lo que había pasado en mi ausencia y entonces me dio la noticia: Uno de mis pacientes ha entrado a la etapa final.

Organicé mis actividades para el día de hoy y quedé de acuerdo con la otra terapeuta del pequeño en ir a verlo a medio día. Ella fue quien estuvo a cargo de su caso desde que ingresó al hospital en Octubre del año pasado y yo he sido su co-terapeuta desde Enero. Aún no eran ni las 10 de la mañana cuando la Hematóloga responsable del caso me llamó para avisarme que la situación era crítica y que necesitaba que fuéramos ya!

Desde que llegamos al cuarto la situación era claramente grave. La cama del pequeño estaba resguardada por un biombo (cuyo nombre correcto dicen que no es ése) y eso ya de entrada es mal signo. Mi pequeño paciente ya no estaba sentadito, enojado y peleando como siempre, por el contrario ahora estaba ayudado por un montón de aparatos que no tiene sentido describir aquí. Alrededor de él sus papis y un equipo de médicos y enfermeras.

Yo nunca había trabajado con pacientes moribundos. La teoría claro, se supone que la sé. Desde mi primer día en el hospital, la terapeuta que me dejó su puesto, me presentó los casos que llevaría y me advirtió que probablemente la mitad de ellos morirían antes de finalizar el mes. Desde ese día hemos pasado por un sube y baja en lo que se refiere a la condición de esos pacientes. Los que tenían buen pronóstico ya se fueron de alta, los que tenían mal pronóstico han sobrevivido hasta ahora, aunque continúan en esa condición. Y el punto medio, por llamarlo de alguna forma, era justamente este pequeñito de 3 años, el cual ahora dicen que difícilmente sobrevivirá este fin de semana.

Así son las cosas ahí. A veces los médicos nos llaman para que trabajemos con un paciente del que esperan el deceso en cualquier momento y luego sucede que el paciente se recupera, o al menos se estabiliza. Tenemos al menos 2 casos que están en condición de “en cualquier momento” desde que los conozco, hace ya 2 meses.

Cuando la anterior terapeuta me presentó a este pequeño, no le caí bien. El está hospitalizado desde octubre y lógicamente su paciencia ya llegó al límite. Además, el pequeño tiene un auxiliar respiratorio que le impide hablar y se comunica con nosotros únicamente mediante señas. Al principio el tampoco me cayó muy bien por ese estado de enojo y berrinche en el que estaba siempre, pero es entendible que su estado de ánimo esté así luego de tanto tiempo, tanto médico, tanto procedimiento y tanto dolor, no?

Intenté ganarme su confianza jugando con él y platicándole, pero no, él estaba enojado y me seguía la corriente pero sin que realmente lográramos empatizar. Luego, la semana tuve una intervención con él para tratar de convencerlo de que comiera aunque fuera un poco del horrible licuado nutritivo que les dan en el hospital y a cambio le prometí llevarle un dinosaurio, por que le gustan mucho. Le dio un traguito al licuado y al día siguiente yo conseguí un dinosaurio de plástico que además hace el ruido de un gruñido.

Entré al cuarto con el dinosaurio dentro de una bolsa, pero la cola se le escapaba. El pequeño no perdió detalle y siguió la bolsa con la mirada. Saqué el dinosaurio y se lo di y en ese momento por fin hicimos click! Por fin pudimos jugar e incluso cuando me despedí ese día hasta "las chocó" conmigo.

Hoy, cuando estuve de pie junto a su cama, en algún momento en que tenía mucho dolor, estiró su mano y me hizo una seña de que me acercara, luego me sujetó fuerte y nos quedamos así mucho rato. Entonces dí gracias porque aquel dinosaurio llegó a tiempo para lograr ganarme la simpatía y la confianza de mi paciente y eso me permitió poder acompañarlo hoy de mejor manera. No se que hubiera hecho si su hermetismo hacia mi se hubiera prolongado hasta hoy. Probablemente de ser así, el trabajo que hice hoy no hubiera sido posible.

¿Y cuál fue mi trabajo? Lo acompañé. Sostuve sus manos, le ayudé a refrescarse porque ardía en fiebre, lo dejé apretarme la mano mientras intentaban una y otra vez colocarle una venoclisis, le sobé las piernas, y también lo sujeté cuando se puso muy inquieto, cosa que después me mereció un manazo de su parte. Pero sobre todo, le di las gracias por haberme permitido estar con él en esos momentos y por haberme dado el privilegio de ser su psicóloga en el tiempo que nos conocimos.

También trabajamos con sus papis y ellos pudieron hablar con él, despedirse y darle las gracias por todo lo que aprendieron y disfrutaron al tenerlo en sus vidas.

Estuvimos ahí con él un par de horas, pero al salir de la habitación parecía como si hubieran sido muchas más. (Juro que en todo ese tiempo no tuve ni un solo síntoma de la gripa que tanta lata me dio antes y después.) La otra terapeuta y yo, volvimos a la oficina hablando otros temas, bromeando y coordinando el resto de nuestras actividades, pero con un agotamiento emocional que hasta los demás podían notar en nuestros rostros.

Una vez tuve una discusión con Bicho porque dije que cierto caso me había conmovido mucho y él dijo que si yo permitía que mis casos me conmovieran entonces no era una buena Psicóloga, porque, en su opinión, "no deberían afectarme". Yo pienso exactamente lo contrario, el día que no me conmueva un paciente, será síntoma de que no lo hice bien. Los pacientes son personas, no maquinas! Para poder ayudarlas debemos ser capaces de involucrarnos y empatizar, de ponernos en sus zapatos y saber cómo se sienten para poder saber también que necesitan. El hecho de que yo conozca las herramientas teóricas o las estrategias para ayudarlos a resolver o sobrellevar sus problemas, no quiere decir que no deba conmoverme.

Claro que no debo cargar con los problemas de los otros, y de hecho no lo hago, pero hay ocasiones en que lo mejor que puedes hacer por un paciente es simplemente acompañarlo.

Agradezco a ese pequeñín que con sus 3 añitos, con poco tiempo de conocernos y sin decir una sola palabra, me ha enseñado muchas cosas y ya ha dejado su huella en mi corazón.

Sigo pensando en la muerte de Heath Ledger

Los suicidios en general me conmueven mucho.
Más cuando es joven y tiene familia.
Más cuando se trata de una persona que considerara talentosa.
Más cuando las circunstancias hacen pensar que es una persona afortunada y por lo tanto dichosa.
Más cuando es alguien a quien conociera personalmente
Más cuando es alguien con quien tuviera algún vínculo afectivo.

Obviamente con Heath Ledger no aplican las últimas 2.

Los suicidios por desilusiones amorosas me resultan más tristes aún. Y me siento identificada.

Espero que al final de las investigaciones determinen que no fue un suicidio. Creo que siempre es una pena que alguien termine con una vida. Las vidas no deberían terminar por causa de una pena, no creen?





Nota: Ya leyeron el comentario del anónimo en el post anterior?

Cansada y Feliz!

Estoy teniendo días agotadores. Físicamente, intelectualmente, emocionalmente. Tengo tantas cosas que aprender… cargo una libreta todo el tiempo, pero honestamente ni tiempo me da de tomar las notas. Tengo que mantenerme todo el tiempo alerta, atenta, concentrada, amable, accesible, sonriente, uff!

El tiempo se me pasa volando, siento que paso más tiempo en el tráfico que lo que paso trabajando. No me pesa para nada el trabajo, lo que me aturde en realidad es el tráfico y las distancias. Ya probé 3 rutas diferentes y no hay a cual irle, en esta ciudad definitivamente no hay opción.

No exagero si digo que, desde que llego hasta que salgo no tengo tiempo ni de servirme un café y eso que cuando llego ya está lista la cafetera de mi oficina. Pero… me encanta el ajetreo, je je je.

Escucho constantemente mi vocecita interior decir “Wow, en serio estamos aquí?” ahí, donde siempre quise estar. Miro mucho a mi alrededor, intento aprender de todo. Imagino el hamster dentro de mi cabecita, corriendo a todo lo que da dentro de su ruedita, jajaja.

Este trabajo me pone de buen humor.

Ah y una cosa por último! Hoy que regresaba en medio del tráfico, venía escuchando en el radio Monitor de la tarde-noche, con Enrique Muñoz. Es un noticiero, pero estaba recibiendo mensajes donde la gente le hacía sugerencias para la música de las cortinillas. Las recomendaciones eran de lo más variado e iban desde Frank Zappa hasta a RBD. Pasando por Alejandro Fernández, Gloria Estefan, la Sonora de Margarita, Barry Manilow, Valentín Elizalde, Chicha Peralta, Micheal Bublé… en fín, de todo!. A mi se me ocurrió escribirle un mensaje de texto sugiriendo que escuchara los covers de Westlife del Love Album o los del disco de Allow us to be Frank, del tributo a Sinatra y que creen? Que leyó mi mensaje al aire y en el siguiente corte comercial me puso Uptown Girl casi completa! uyyy lo amé, me hizo la noche.

Me voy, porque créalo usted o no, muero de sueño y aún no son ni las 11 de la noche. Se terminó mi vida de vampireza. Pero… estoy feliz!

El sueño de mi vida!

Hoy di mi primer paso en el que es el más grande sueño de mi vida. Y por supuesto estoy feliz!

Desde mañana atravesaré la ciudad, pasaré probablemente más de 3 horas en el tráfico capitalino, me advirtieron de mal pasadas con mucho cansancio y 8 horas de jornada diaria y todo ello sin paga ni privilegios de por medio. Y todo me parece perfecto.

Hoy me presentaron un poco de lo que será mi trabajo y me emociona muchísimo.

A media mañana tuve un momento difícil porque sentí que me iba a desmayar, pero no por el trabajo sino porque la zona del edificio donde estábamos está cerrada herméticamente y no corre el aire y yo sentía que iba a visitar el suelo, pero me dije a mi misma que eso de desmayarse en el primer día de trabajo deja muy mala impresión, así que reuní todas mis fuerzas y aguanté hasta que salimos de ahí, y los demás sólo comentaron que “se me había ido el color” y yo sonreí y dije un fingido “En serio? Que raro”.

Bueno, como estaré de entusiasmada con esta nueva aventura que imagínense que me subí al elevador como 10 veces en el día! Ahí hay que moverse para todo en elevador porque son muchos pisos y 2 edificios así que ni modo, me armé de valor, me olvidé de mi fobia y ahí les voy, de arriba para abajo y casi sin miedo, jujuju.

Y eso si, llegué a casa toda adolorida, cansada, hambrienta, somnolienta, con ganas de contarles a todos pero sin ganas de hablar (cosa rara en mi). Hasta aquí llegó mi ritmo de vida disipado. Adiós a las desveladas hasta las 4 o 5 de la mañana, a partir de hoy me portaré bien.

Me voy, pero ya saben, a partir de hoy: “Doctora Lilián”, por favor. Que el título y la bata son parte de mis prestaciones! Juar!

A ver, como soy?!

Uno de los mejores maestros que tuve en la carrera se parecía a mi tío Juan Manuel. En la carrera nunca tuve clases que empezaran a las 7 de la mañana, hasta que tuve clases con él. Aunque el horario oficial dijera que cierta clase empezaba a las 7, los maestros avisaban desde el primer día que en lo sucesivo nos veríamos a partir de las 7:30, 8, incluso hubo quien retrasó el horario hasta las 9. Cuando no lo sugerían ellos, lo decidía el grupo por clamor popular y el maestro no tenia como oponerse porque de todos modos el grupo hubiera hecho lo que se le diera la gana. Hasta que tuve a mi “tío” de maestro, y todos supimos lo que era disciplina.

7:05 era la hora de tolerancia. Después de eso; falta. Los días que me tocaba clase con “mi tío” a las 7 era un suplicio ir en el tráfico y sentir que no llegaba a tiempo, o pararme temprano para esperar el camión antes de las 6 de la mañana y que tardara en pasar.

Ese maestro es un tipazo. Aunque cumple exactamente con el prototipo que yo tenía (y creo que mucha gente tiene) de un psicólogo: maravilloso terapeuta y con la vida personal hecha un lío. Aprendí muchísimo de él. Fue el primero que puso las clases en términos prácticos y (a pesar de que justamente su materia era Teoría de Psicología Clínica) nos comentaba anécdotas de su práctica profesional y nos cuestionaba con ejemplos de los que no vienen en los libros y sólo se aprenden con la experiencia.

Es además experto en Habilidades Sociales y Asertividad. Yo tomé un taller con él, en el intersemestral de 6to.- 7mo. y al final casi le mando hacer una escultura! Ja ja ja. Ese taller me cambió la vida, en serio!. Al menos le debo el haberme animado a ir en busca de un reencuentro que también marcó mi vida.

Las clases con él se volvían muy amenas, lo usábamos de consejero al pobre. Creo que no cubrimos ni la tercera parte del curso, pasamos todo el semestre comentando problemas clínicos y resolviendo problemáticas de otras materias o de la vida diaria. Fue en verdad muy enriquecedor.

De él fue de quien adopté la expresión "el mundo feliz de las rejas amarillas”. Decía que disfrutáramos nuestra vida de universitarios porque una vez que saliéramos de ese mundo feliz de rejas amarillas que es la universidad, afuera, la realidad del mundo laboral es muy distinta. Oh cuánta razón tenía!

Cada vez que utilizo una estrategia de las que aprendí con él, lo recuerdo y agradezco. Y hay algo en particular que me lo recuerda mucho. El dijo que las reacciones de las personas al saber nuestra profesión, podían clasificarse en 4:

a) Se frikea y piensa que los estás “psicoanalizando” con sólo mirarlos, y entonces deja de ser natural y la plática se vuelve mecánica y forzada.
b) Te comienza a contar sus problemas o los problemas del amigo-del-amigo y espera que se los resuelvas ahí mismo.
c) Te dice que es un aprofesión taaaan bonita. Que él o ella querían estudiar eso pero cambiaron de opinión o no lo concretaron, pero que a pesar de eso saben que tienen talento porque las personas siempre se están acercando a contarles sus problemas y hasta esperan que comentes con ellos experiencias laborales.
d) Pretende probarte y te reta con algo como “Aja? A ver, como soy!?”

Casi nunca falla.

Y lo mejor fue que también nos explicó como actuar ante esas reacciones y la que no deja de encantarme es la opción D. Según él lo que debíamos hacer era:

Sujeto: Y a que te dedicas?
Nosotros: Soy Psicólogo
Sujeto: En serio? A ver, como soy?!
Nosotros: Pues de entrada pendejo. Lo digo porque crees que yo sabría como eres con sólo mirarte e intercambiar unas cuantas palabras. Ahora que, si lo que quieres es un estudio más profundo pues aquí tienes mi tarjeta. Cuando gustes establecemos una cita y nos ponemos de acuerdo en horarios y tarifas para que obtengas lo que quieres, pagando por lo que vale mi trabajo.

XDD

Yo lo pienso cada vez que me pasa pero honestamente nunca me atrevo a responder así. Sólo sonrío y trata de explicar amablemente que mi profesión no funciona así. Aunque por dentro tenga risa loca recordando al profesor actuar la situación.