viernes, 16 de noviembre de 2007

Yo quiero con Germán Dehesa

¿Ya he comentado que yo tenía 3 máximos amores platónicos de los que “si vale la pena” admirar? Digo tenía porque el 9 de Noviembre de 2004 murió el #2 Mauricio Achar Hamui y desde entonces su lugar quedó vacío. Ahora sólo tengo 2.

Mauricio Achar fue el fundador de Librerias Gandhi y también creó junto con la UNAM el proyecto de “Un metro de libros” y “Un kilo de libros”. Un tipo intelectual y muy simpático. Una vez lo escuché decir en una entrevista que procuraba leer todo lo que se vendía en sus librerías porque sería absurdo poner a la venta en uno de sus locales un libro del que no pudiera emitir ningún comentario. Amigo personal de mi amor platónico #1 dicen que trataba por igual a sus amigos personales que a los trabajadores de sus librerías.

Mi amor platónico #3 es José Gutiérrez Vivó. Por años he iniciado mi día escuchando su voz en el radio. Antes lo admiraba por su conciencia social y ahora hasta sus neurosis me causan gracia. Una vez hablé por teléfono con él al aire. Llegué tarde a la escuela pero sintiéndome muy importante, je je je luego me mandaron llamar a la jefatura de carrera y me quisieron regañar y hasta intentaron negar mi existencia en la UNAM. Pero eso, es otra historia…
Aunque ahora que lo pienso, osea que mala onda de parte de la máxima casa de estudios, eh! Y yo que soy tan orgullosamente Puma ¬¬

Y bueno, finalmente mi amor platónico #1 es Germán Dehesa, oh si! A él si de plano una vez le propuse matrimonio y todo pero pus, no quiso :-( me argumentó “podría ser tu abuelo”, y aunque afortunadamente uno de los Cocones entró en mi apoyo argumentando un sabio “pero no eres!” de todos modos Germán no se animó. Que mal por mí.

A Germán Dehesa lo conocí cuando conducía El ángel de la noche en la tele, luego lo escuchaba en Radio Redonda con las Nauyacas y después en Radio Muégano. También lo leo en sus columnas del periódico y en La Plaza del Ángel. Pero con todo y oírlo diario y ser bien fanS el no quiso aceptar mis indecorosas propuestas.

Este año tenía la firme intención de ir a La planta de luz a hacerle en persona mi declaratoria formal de amor y obediencia, pero primero mi primo JL (con quien iba a ir) se hizo pato y cuando por fin pudimos zas! que Germán de enferma.

La semana pasada estuvo en la explanada de rectoría en CU con los jugadores de los Pumas dando autógrafos a cambio de donaciones y víveres para Tabasco pero tampoco pude ir.

Hoy supe que está hospitalizado. Espero que se recupere pronto y ahora si me aplicaré para ir a verlo en acción.

Uy y acabo de darme cuenta de que el sábado pasado estuvo Gustavo Lastra en La planta de luz. Esa era mi oportunidad! Hubiera matado 2 pájaros de un tiro. Buuu. Y el 15 de Diciembre va a estar Edgar Oceransky y no puedo ir porque tengo una preposada que la familia viene planeando desde Agosto ¬¬ Más buuu.

Bueno pero el 8 de Diciembre va a estar Fernando Delgadillo!! Yo quiero!! ¿Quién se apunta?

martes, 9 de octubre de 2007

Llegó la noche del Papito!!

Cuando intenté comprar los boletos en la preventa Banamex me daban la fila X y yo le dije a Sonny toda espantada que ya se habían agotado (error) ella me dijo “No, ahí empieza el primer piso ¬¬”. Yo tenía años de no ir al auditorio y nunca había ido a primer piso así que no tenía ni idea y no se me ocurrió ver el mapa. ¬¬.

Luego de un lío con Ticket master y sus boletos bloqueados finalmente pude comprarlos el primer día que estuvieron a la venta y me dieron fila B. Yo creí que iba a tener 4 filas de personas delante de mi y que con mi 1.55 de estatura no me iban a dejar ver si se paraban a bailar: segundo error.

En la tarde del sñabado seguía con migraña y FC de hamster, pero me dopé bien padre y me fuí en metro al Auditorio, porque no me podía morir sin ver al Papito en vivo.

Llegamos al auditorio a las 7:00 y dimos el obligado recorrido por los puestos de playeras y souvenirs. Yo me compré 2, una negra con el corazón del Papitour, que dice precisamente “Papito” y tiene piedritas de brillitos (como se llaman esas cosas?) formando el nombre Miguel Bosé y abajo dice “30 años no son nada”. Además tiene los nombres de todos los cantantes con los que hizo dueto en la espalda. Y otra amarillo mostaza sin mangas y cuello mao, con cierre al frente y que dice “Miguel Bosé 77-07”. También vimos las originales pero con la pena, mi hermana tenía razón los no-originales siempre tienen más variedad de modelos y colores.

Entramos al auditorio a las 7:40 y el concierto empezó a las 8:00. (Yo había escuchado en las crónicas de los días anteriores que estaba iniciando a las 8:30.) Tampoco trae telonero, aunque supuestamente iba a abrir Motel, pero aparentemente no ha sido así.

Las luces se apagaron y se encendió el fondo del escenario con un juego de luces azul celeste. Luego aparecieron los guitarristas Pedro Andrea (es o se parece al pelón del video de Te digo amor?) y Alberto Pueyo (contrario al otro, con melena hasta la cintura), se pasearon por el escenario tocando los primeros acordes de Sereno, luego salió el resto de la banda (un bajista, un baterista y 2 coristas) y finalmente Miguel Bosé, vestido con pantalón, camisa y saco negros. De la manera más simple apareció por una de las piernas del escenario, subió un entarimado de 3 niveles y empezó a cantar entre gritos, chiflidos y aplausos.

Para empezar cantó un medley de Sereno, Duende y Nena en las versiones clásicas. Después tomó la palabra para decir lo clásico, dio la bienvenida y agradeció a los asistentes y dijo que puesto que la selección de canciones había sido por votación, esperaba que el espectáculo fuera de nuestro agrado puesto que en esta celebración de los 30 años de carrera éramos tan culpables como él. (Ahí fue cuando yo dije, bueno, bueno yo sólo tengo como 13 años de culpa).

Después siguió El Hijo del Capitán Trueno y luego preguntó “¿Qué quieren que les dé? mientras comenzaba a sonar Bambú, como casi todas, la cantó en la versión original, pero todo mundo hacía el gritito joto de Ricky Martin en los coros. Luego Salamandra, Sevilla, No Hay ni un Corazón que Valga la Pena y Partisano.

Después se sentó en el entarimado y dijo que cantaría las canciones viejitas que había prometido cantar después de 25 años. Empezó con Amiga y luego Creo en ti. Entonces cuando todo el público estaba casi en silencio, melancólico recordando, desde el fondo se escuchó una chica que gritó ‘Te amooo Boséee’ y eso nos causó gracia y nos empezaos a reír y después empezamos a aplaudir. Al principio fueron como aplausos para la chava y su buena puntada, y después fueron más aplausos y gritos de “Bose, Bose!” y luego gritos y más aplausos y entonces él… paró de cantar y se puso de pié para dar las gracias y eso provocó más aplausos y más gritos y más silbidos y mientras tanto una de las coristas aplaudía también y animaba al público a que aplaudiera más y ocurrido que Miguel Bosé… lloró. O.o

Bueno, la verdad no sé si lloró, porque yo estaba muy lejos para ver a detalle sus ojos y las pantalla a los costados del escenario no hacían closeup tan close, pero pues si se le quebró la voz y puso cara de puchero y agradecía y agradecía muy emocionado.

Luego de muchos aplausos y gritos y alboroto etc. tomó la palabra otra vez y dijo “Bueno, en que estábamos?” todos volvimos a la compostura y él siguió cantando.

Después vino Teorema que fue como ‘sólo para verdaderos fans’, luego Creo en ti, Morir de Amor y Linda.

Se quitó el saco y preguntó “Se acuerdan de esta?” y empezó Don Diablo que fue una de las más cantadas y aplaudidas. Después Súper Superman en inglés así que poco la cantamos (osea yo soy fan bilingüe, porque no hablo inglés ni lo entiendo pero si que me sabía la canción, cómo de que no!) sólo se escuchaba al público decir en los coros “Supermán... Supermán!” jijiji.

Siguieron Te amaré, Los Chicos no Lloran y Morena mía, que fue la única de la que proyectaron el video de fondo. Hasta ahí yo me había mantenido brincando en mi asiento pero sin pararme porque son una jovencita-muy-decente y me daba harta pena taparle a los de atrás, pero en cuanto vi que la de atrás ya se había puesto de pié entonces yo rápidamente lo hice también y bailé Morena-mía.

Luego Como un Lobo que es mi favorita del disco Papito y que afortunadamente si cantó en la versión con Bimba (obvio con la corista en la voz de Bimba).

Después vino el momento de la chilladera con Si tú no Vuelves también en la versión de Papito. Y luego volvió a tomar la palabra para hablar de su deseo de que llegue un momento, ojalá y fuera para el próximo disco, en que sus canciones de guerra sean ya obsoletas, porque ya no haya nada que denunciar. Y mientras tanto pidió que los asistentes tomáramos conciencia de los estragos de la guerra, la pobreza y el hambre en el mundo y dijo que debemos ser activos porque sino actuamos pronto “esto no dará para más, esto se está yendo al carajo!” y entonces vino Nada Particular y La Belleza.

Después dio las gracias y salió del escenario. Yo sabía que no podía terminar sin cantar Amante Bandido y mi hermana me dijo ‘además obvio que va a regresar porque no han encendido las luces’ oooohh pensé yo, cuánta sabiduría conciertiana cabe en esa cabecita experimentada!.

No sé cuánto tiempo se tardó en volver a salir, pero a mi me pareció demasiado, la verdad. ¿O sería que ya estaba muy eufórica? Quien sabe, pero a esas alturas ya me dolían las palmas de la mano de tanto aplaudir y tenía un dolorcillo de caballo por bailar y cantar y gritar y aplaudir simultáneamente, jijiji.

Salió de nuevo ahora con camisa blanca y cantó Olvídame Tú y Amante Bandido y luego otra vez Nena pero en la versión Papito.

Después él y la banda agradecieron nuevamente y se fueron. Una corista le regaló el saco que él se había quitado a alguien de la primera fila.

Hubo más gritos y aplausos todo el rollo pero las luces se encendieron y ya. Todo acabó a las 10:07 exactamente.

Yo salí medio ronca, pero feliz.

Es un show sin grandes efectos ni mucha producción pero para los fans está perfecto. Qué energía tiene ese hombre que bárbaro! Ni parece que tenga 51 años, se ve mucho mejor que en la portada del disco. Tiene un aspecto como de mugroso pero con clase y además es tan viril y tan afeminado al mismo tiempo… ay no sé, a mi me ENCANTA. ¿Qué diría Freud al respecto?

Después vine a checar la lista de las canciones por las que yo había votado. Digamos que me quedó a deber “Este mundo va”, “Sol forastero”, “No encuentro un momento pa’ olvidar”, “Tesoro”, “Te digo amor” y “La mer” y tánto que práctiqué mi francés para poder cantarla a todo pulmón caray!. XD

En conclusión me divertí mucho y el concierto valió cada uno de los 572 pesos que gasté en él.

(Si usted se pregunta porqué gasté eso, haga la cuenta de mi boleto, más los cargos de Mixup, más lo poco que pude recuperar de un boleto malbaratado en la reventa porque una muda-amiga no avisó que no iba a llegar. Pero no sume ni los boletos del metro ni las playeras y souvenirs, ni el saldo de mi celular llamandole a la muda-amiga antes de que iniciara el concierto y las llamadas de "oy oy!!!" -oy que no es igual pero significa lo mismo que oye- durante el concierto. Eso fue plus)

Bosé… Papito!

viernes, 24 de agosto de 2007

Bonifacio

Ayer, mi hermana trajo a la casa un sapo. Mi casa poco a poco se convierte en herpetario gracias a ella. Ya tiene 5 tortugas de 2 especies diferentes, un gecko dorado, y ahora el sapo, además de los criaderos de gusanos y larvas o no se que cosa que usa para darle de comer al gecko (Los que más le gustan son unos gusanitos que huelen a miel y que me hacen pensar “Viscoso pero sabroso!” aunque nunca los he probado). También ha tenido saurios, salamandras, anolis, peces exóticos y quien sabe que tanto más.

En cambio a mi no me dejan tener mascotas! A mi papá le parece que todo ser vivo es portador de microbios y bacterias que potencialmente nos contagiarán de alguna extraña enfermedad que provocará una emergencia sanitaria primero en mi casa y luego en todo el mundo y que terminaremos como zombis en carne viva, en el mejor de los casos.

Yo sólo quiero tener un perrito o un gatito, pero no, no me dejan. Bueno también porque vivo en un departamento cuyo espacio interior es más o menos el mismo espacio dentro de un huevo, así que el pobre cachorrito no iba tener ni donde caminar a gusto.

Una vez tuve un ratoncito, se llamaba Bonifacio y era mi adoración. Lo compré para una práctica de condicionamiento de psicología en la prepa. Mi papá no dormía tranquilo de saber que teníamos un ratón en la casa, a pesar de que yo le había acondicionado una jaula muy segura. Cuando se terminó la práctica fingí que no y lo seguí conservando hasta que llegó el fin de cursos y mi papá me dijo ‘ahora si ya se va, no?’ Me costó trabajo convencerlo para que me dejara conservarlo, le dije que su esperanza de vida era de 3 o 4 meses y que ya casi los cumplía. Pero Boni vivió un año y 2 meses más.

Le compré una jaula de 2 pisos con ruedita para que corriera, sus escaleras y un columpio, le armé una camita con 2 nidos de algodón de los que venden para las jaulas de los pajaritos, me comí 3 cajitas felices y le armé un bonito centro de entretenimiento con los juguetes que me salieron, le doné un par de calcetas para que se escondiera y mi abuelita le hizo pequeñas cobijas con trocitos de una tela muy suave que originalmente había sido una cobija de las que dan a los pasajeros de primera clase en los vuelos de Delta y que mi tío Toño había traído a la casa. Total que Boni era un ratón muy consentido.

Nunca quiso comerse los nutricubos para ratón. Le gustaba la fruta y los pistaches. Le fascinaban los Totis con sal y limón y las palomitas de maíz, yo creo que era primo del ratón de Susanita. Le compré un bebedero para ratón pero nunca aprendió a usarlo y siempre tomó agua de un recipiente, como pajarito. Cuando era chiquito tomaba de una taparosca y cuando se le acababa golpeaba con la taparosca en el piso de la jaula para que le sirviera más.

Otra cosa que le gustaba mucho eran los Froot Loops, en eso nos parecíamos mucho! Jajaja Yo le servia un puñito y él los separaba en 3 grupos por colores y sólo se comía los morados. También le gustaban los malvaviscos pero se embadurnaba los bigotes. De vez en cuando le daba un caramelo o una pastilla de Halls y la chupaba muy simpático.

Yo le enseñé a no ensuciar su comida y a no almacenarla, porque al principio cada vez que abría su casita para lavarla me encontraba con una alacena completa de residuos de comida, cáscaras y demás, guácala. Después de un tiempo sabía donde comer, donde defecar y mantenía el resto de la jaula limpia.

Nunca tocaba a Boni porque a mi papá no le gustaba, así que él siempre estaba en su jaula y no salía más que para que se la lavara. En las noches yo le abría la puerta de la jaula y ponía una caja de cartón y él se pasaba solito, entonces yo lavaba y desinfectaba la jaula y luego la volvía a acercar y él regresaba a su casa. Nunca se escapó, lo intentó una vez pero le grité y se quedo inmóvil, del susto yo creo, entonces lo tomé de la colita y lo regrese a su casa.

Mi Boni era más inteligente, más bonito y más simpático que Stuart Little.

Finalmente y después de una alimentación tan disipada, Boni enfermó un día. Amaneció con una bola cerca de su patita y ya no pudo salir por el hoyito del calcetín. Lo llevé al veterinario y me dijo que era un tumor y que podía intentar operarlo pero no estaba seguro de que soportara la anestesia porque era muy pequeño. La cirugía costaría casi $400 más los gastos por las curaciones y el tiempo de recuperación. Yo hice cuentas y no llegaba a esa suma ni contando todos los gastos de manutención en el tiempo que lo tuve. Había sido una mascota muy barata.

Le llamé por teléfono a mi papá hecha un mar de llanto. Me dijo que lo operara si quería pero que tuviera en cuenta que era un animalito y que si una cirugía es muy dolorosa y molesta para un humano que está conciente de la necesidad de la intervención, lo sería mucho más para el pobrecito Boni. Además ya había vivido mucho y había tenido una buena vida (bueno, so según yo) a lo mejor ya había cumplido su ciclo y someterlo al sufrimiento de la cirugía sería nada más para cubrir mi necesidad de tenerlo más tiempo, no por su bien.

El veterinario dijo que estaba sufriendo y no quiso devolvérmelo así. Tuve que aceptar que lo durmieran. Pagué para que lo durmiera y lo incinerara porque no quería que lo tiraran a la basura y me salí de ahí sin siquiera voltear a verlo porque de verdad estaba muy triste y no me podía despedir. Ni siquiera recogí la casa de 2 pisos y todos sus juguetes y accesorios. Sentí que lo había abandonado y lloré 3 días.

Bonifacio fue la mejor mascota que he tenido. Claro que antes de él sólo había tenido pájaros, pollos y peces, jeje. Después de él ya no quise tener mascotas y mis papás se enojaron porque sufrí mucho, dijeron que no sé tener mascotas.

Este año Bicho casi me regala un perrito de los que tuvo su Negrita pero para variar no me dieron permiso, así que es mi perro virtual, ja! Es mío pero lo tiene Bicho. Lo llamé Cocoa.

Todo esto vino a mi mente porque a mi hermana si le dan permiso de meter bichos a la casa con el pretexto de que están encerrados, no libres como estarían un perro o un gato y que además es por su carrera. No me parece justo, a mi nunca me han dejado traer un loco a la casa.

Exijo tener mi propio loco en casa! Ayer expuse mi inconformidad pero de todos modos no me dieron permiso.

Por cierto, tampoco me dejaron besar al sapo.